Después de haber leído «Remisión, la palabra mas bella cuando tienes un hijo con cáncer», brindare algunas pautas importantes escritas por Joanne Quillen, MSN, PNP-BC, Survivorship Nurse Practitioner, Nemours/Alfred I. duPont Hospital for Children Wilmington.

Controle la salud de su hijo

Pídale a su hijo que le informe siempre que no se sienta bien o parezca que algo anda mal.

Muchos niños con cáncer en remisión suelen esperar para decirles a sus padres si no se sienten bien por miedo a que la enfermedad haya reaparecido. Asegúrele a su hijo que la mayoría de los niños con cáncer en remisión permanecen en remisión y, con el tiempo, se curan. Al igual que todas las demás personas, es probable que se resfríen y enfermen de vez en cuando, pero, si la afección es más que eso, lo mejor es consultar a un médico desde el primer momento.

Mantenga una dieta saludable

Ahora que su hijo está recuperando el apetito y muchos de los efectos secundarios indeseables del tratamiento están desapareciendo, es importante que la alimentación saludable sea una prioridad. Una dieta bien equilibrada puede ayudar a su hijo a recuperar la fuerza y reparar el tejido dañado por la quimioterapia, la radiación o ambos tratamientos. También puede ayudar a reducir el riesgo de que su hijo desarrolle otros tipos de cáncer en el futuro.

Recuerde estos consejos:

  • Intente ingerir al menos cinco porciones de frutas y vegetales diariamente, de todas clases y todos colores.
  • Elija fuentes de proteínas de alta calidad, como carnes magras, pescados, frutos secos y huevos.
  • Escoja alimentos ricos en fibras, como pastas de harina integral, panes, cereales y arroz.
  • Para reducir la ingesta de grasas, haga que beba leche y yogur descremados, y hornee, ase a la parrilla o a las brasas los alimentos en lugar de freírlos.
  • Evite los alimentos procesados, que pueden tener exceso de sal, grasa y preservativos químicos.
  • Haga que beba gran cantidad de agua y reduzca al mínimo las bebidas gaseosas.

Si no sabe por dónde comenzar, pídale al médico que lo ponga en contacto con un nutricionista que pueda ayudarlo a desarrollar un plan alimentario familiar que sea adecuado para todos.

Aliente el ejercicio físico habitual

Las personas que se ejercitan y se mantienen en un peso saludable tienen menos probabilidades de desarrollar enfermedad cardíaca, diabetes y ciertos tipos de cáncer en el futuro; por lo tanto, pídale el médico que le recomiende actividades adecuadas.

Es posible que, al principio, su hijo deba comenzar despacio, quizás con 20 ó 30 minutos de ejercicios diariamente, e ir aumentando hasta alcanzar el objetivo de 60 minutos por día, un mínimo de 5 veces por semana. (Una alternativa excelente es incluir entrenamiento de fortaleza física y flexibilidad en estas sesiones de ejercicios).

Cuando su hijo se sienta mejor, también puede preguntarle al médico si y cuándo puede volver a hacer los deportes que practicaba antes del diagnóstico de cáncer. Y si su hijo necesita prueba de que las personas que tuvieron cáncer pueden verdaderamente volver a competir, sólo mencione al campeón de ciclismo Lance Armstrong.

Tenga cuidado con el sol

Cuando su hijo se exponga al sol, debe usar una pantalla solar con un FPS de por lo menos 30. Tampoco son recomendables los salones de bronceado, ya que la piel puede sufrir daños que, a la larga, pueden provocar cáncer.

En el caso de los niños mayores, es especialmente importante que aprendan a examinarse la piel para detectar tumores nuevos o lunares cuyo color, forma o tamaño sean diferentes.

Mantener una actitud positiva

Los niños son los que tienen la mayor capacidad de recuperación. Incluso después de tener cáncer, la mayoría es capaz de reintegrarse a su grupos de amigos y retomar sus actividades, algunos incluso más felices que antes porque se dan cuenta de que, a menudo, las cosas que damos por sentado pueden cambiar en un instante.

Como padre, no pierda de vista este optimismo cuando el cáncer de su hijo esté en remisión. A pesar de que usted no puede predecir el futuro, aún puede hacer que este momento sea el mejor para su hijo. Y parte de eso es hacer todo lo que esté a su alcance para brindarle a su hijo la mejor posibilidad de un futuro saludable.