Los tumores testiculares y paratesticulates constituyen el 1 al 2 % de los tumores en la infancia, y aunque el cáncer testicular es también  poco frecuente en los adolescentes, en términos generales es el cáncer más común en varones 15 a 35 años de edad.  La forma de presentación clínica más frecuente es la presencia de  una masa testicular indolora.

 

Ademas de lo anterior la exploración testicular es importante para todos los niños y adolescentes sobrevivientes de leucemia, pues es un lugar que puede afectarse siendo el primer signo de sospecha de una recaída de la enfermedad.

 

Es muy importante que el médico explore los testículos de tu hijo por lo menos una vez al año. El médico le palpará cada testículo separadamente, haciéndolo rodar suavemente entre el pulgar y el índice para detectar posibles bultos. El médico también notará si el testículo está demasiado duro o es demasiado grande.

 

El médico también podrá explicarle cómo se hace una autoexploración o autopalpación testicular. Tu hijo debería explorarse los testículos por lo menos una vez al mes para detectar posibles bultos o durezas. Es importante que te hagas una autoexploración testicular una vez al mes para que te puedas familiarizar con el tamaño y la forma normales de tus testículos, lo que facilitará la detección de posibles cambios que difieran de la normalidad en el futuro. Cuanto antes se detecte cualquier bultito o crecimiento en un testículo, muchas más probabilidades de supervivencia y de curación total habrá en el caso de que se tratara de un cáncer

 

Cómo hacer la autoexploración testicular:                                        http://kidshealth.org/es/teens/tse-esp.html#cattreatment-esp

 

  • Primero se palpa suavemente el saco escrotal para localizar los testículos. Una vez identificada su posición, se examinan cuidadosamente mediante suaves presiones a lo largo de toda la superficie con los dedos índice, medio y pulgar.
  • Los testículos deben tener una consistencia firme sin llegar a ser rígida, y es normal que uno sea ligeramente más grande que el otro, o se ubique más arriba.
  •   Cualquier protuberancia, agrandamiento o cambio notorio en su dureza puede significar una señal de alarma.

     

    La autoexploración no te quita mucho tiempo y puede salvar muchas vidas.

     

    Si encuentras bultos o un testículo mas grande que el otro, no dudes en consultar.

     

     

    Dra. Diana Valencia

    HematoKids

    Contacto: 6385215 Ext 11*26 – cel: 3123419041