Otra de las técnicas de relajación para niños con enfermedades graves es el Método de respuesta relajación.

 

Esta técnica pide a la persona que se concentre en su respiración y que tranquilice su mente para generar una sensación de calma y de bienestar. Mediante la repetición de una palabra, frase u oración a lo largo de todo el ejercicio, la mente permanece concentrada con mayor facilidad. Mientras practican este ejercicio, es normal que les vengan pensamientos a la mente. Dígale a su hijo que los ignore y que se concentre en la palabra o frase que esté repitiendo.

 

Esta técnica, denominada «respuesta de relajación», es similar a una forma de meditación oriental y fue el médico Herbert Benson quien se encargó de introducirla y divulgarla por occidente en la década de los años setenta del siglo XX. Para generar la respuesta de relajación, siga los cuatro pasos de la técnica anterior y añádales los siguientes pasos:

  • Quinto paso. Escojan una palabra, frase, sonido u oración como «om», «uno» o «paz».
  • Sexto paso. Mientras respiren, díganse la palabra escogida a sí mismos silenciosamente al exhalar.
  • Séptimo paso. Continúen durante cinco a diez minutos, a ser posible incrementando la duración de la sesión hasta de diez a veinte minutos.
  • Octavo paso. Cuando acaben, no se levanten de inmediato. Sigan sentados tranquilamente durante un rato, permitiendo que entren otros pensamientos en sus metes. Abran los ojos pero permanezcan sentados durante un minuto más antes de levantarse.

 

Cuando practiquen esta técnica, procedan a su propio ritmo. No crean que deben alcanzar un nivel de relajación profunda de inmediato. A menudo, la sensación de calma y bienestar se experimenta más adelante o en momentos de crisis.

Para lograr unos buenos resultados, intente practicar esta técnica junto con su hijo una o dos veces al día, pero nunca durante las dos horas inmediatamente posteriores a las comidas, porque la digestión puede interferir en la respuesta de relajación. Algunas personas constatan que el mejor momento para meditar es a primera hora de la mañana, antes de desayunar.