Una de las técnicas de relajación para niños con enfermedades graves es la respiración consciente.