Uno de los sintomas que genera mas preocupación en los padres  y angustia en los niños son los dolores en las piernas, lo que muchos no saben es que lo mas probable es que sean «dolores del crecimiento», los cuales son inofensivos;  pero si los dolores se asocian a otra sintomatología este síntoma adquiere importancia y requiere de la valoración por un médico especialista.

 

“Los Dolores de crecimiento” afectan entre el 25 y el 40 por ciento de los niños,  predominando en las edades  de tres a cinco años y   de ocho a doce años. La causa de estos dolores aun es enigmática existiendo varias teorías:

  •  Los médicos dicen que el dolor se desencadena cuando los huesos crecen, estirando la cubierta gruesa del hueso, explica Larry Vogler , MD, un reumatólogo pediátrico de la Escuela Universitaria de Medicina de Emory, en Atlanta.
  • Según la Academia Americana de Pediatría, estos dolores se han relacionado con los días particularmente activos y no con el crecimiento.
  • Otros estudios sugieren que los niños que experimentan dolores de crecimiento es probable que sean más sensibles al dolor en general

 

Estos se caracterizan por dolores en las piernas, de forma palpitantes, concentradas alrededor de las pantorrillas, debajo de las rodillas, o en la parte delantera de los muslos que se producen durante las horas de la tarde y por la noche. Involucran a los músculos en lugar de las articulaciones, pero su hijo no necesariamente va a notar la diferencia y probablemente simplemente le comente que le duele su pierna. Los niños que experimentan dolores de crecimiento pueden despertar del dolor, o pueden ser incapaces de ir a dormir. Durante el día, sin embargo, todo está bien otra vez.

 

Los siguientes síntomas sugieren dolores de crecimiento:

  • El niño va a experimentar dolor en las piernas, por lo general ambas piernas.
  • El dolor ocurre sólo por la noche y totalmente desaparece durante el día.
  • El dolor no sucede todas las noches, sino que va y viene.
  • El dolor puede ser tan malo que el niño no puede ir a dormir o se despierta por la noche.

 

 

Puedes ayudar a tu hijo de la siguiente manera:

  • Cuando se despierte por el dolor acompañado, brindale algo caliente y léele un cuento, esto lo ayudara a distraer y a mitigar el dolor.
  • Practica con el  ejercicios de estiramiento: Levántale las piernas hacia arriba y señalando los dedos de los pies hacia la nariz tanto como sea posible.
  • Un masaje suave de las piernas, concentrándose alrededor de la zona que duele.
  • Ponerle unas compresas calientes sobre la zona dolorida (no demasiado caliente).
  • Puedes brindar analgésicos tipo paracetamol-acetaminofen,   le ayudará si el dolor es muy malo.

 

Cuando consultar a tu pediatra:

  • Si el dolor persiste por semanas  o mas tiempo, esto descartara otras causas y sentirás tranquilidad como padre.
  • Si el dolor aparece en las mañanas
  • Si el dolor es en solo una pierna
  • Si cojea al día siguiente
  • Dolor en las articulaciones asociadas a una lesión
  • Si encuentras un bulto, erupción cutánea, hinchazón, fiebre, enrojecimiento, perdida de apetito o fatiga.

 

 

La leucemia o el cáncer puede causar dolores en los huesos de las piernas, pero generalmente esta asociado a otros signos y síntomas como presencia de moretones, perdida de peso, anemia, dolor abdominal, aumento del tamaño de los ganglios linfáticos, entre otros.

 

Expuesto lo anterior mi consejo es:  si tu hijo presenta  dolor de piernas nocturno que desaparece por completo durante el día y no da lugar a una cojera, es más probable que se pueda justificar con un diagnóstico de dolores de crecimiento, sobre todo si el dolor afecta a ambas piernas (no siempre a la vez), es así como no debes entrar en pánico y pensar lo peor.

Sin embargo si un padre consulta en múltiples ocasiones por persistencia de esta sintomatología como médicos debemos creerle a los padres y no dudar de hacer un examen físico riguroso en búsqueda de otros signos de riesgo y ordenar pruebas de laboratorio;  esto descartara otras posibles causas y brindara tranquilidad a los padres.

 

Dra. Diana Valencia

HematoKids

Contacto: 6385215 Ext 11*26 – cel: 3123419041