La anemia de celtas falciformes es la hemoglobinopatia estructural mas frecuente en nuestra población.

 

La mejor manera de comenzar a sentirte mejor  si tu hijo ha  sido diagnósticado de esta enfermedad es tratando de saber más acerca de la enfermedad y aprendiendo lo que puedes hacer para lograr “una buena vida con anemia falciforme”.

 

La anemia de células falciformes es una enfermedad hereditaria de la sangre, se nace con ella y se padece por toda la vida.  Las personas con esta enfermedad heredan dos genes, uno de la madre y otro del padre, que son diferentes de los genes normales (alelos). Esos genes son llamados alelos de la anemia falciforme, lo pueden padecer niñas y niños.   Es una condición que afecta los glóbulos rojos los cuales tienen una vida media mas corta 10 a 12 veces menor  que los glóbulos rojos de un niño sano que es de 120 días.

 

No es una enfermedad rara pues 1 de cada 1,000 a 1,400 hispanoamericanos padece de anemia falciforme, 1 de cada 12 afroamericanos son portadores del gen de la anemia falciforme. En Colombia la prevalencia no está bien establecida, es mayor en algunos territorios del país, en especial donde predomina la población negra encontrándose hasta 10% de rasgo falciforme en alguno de esos territorios.

 

La anemia falciforme no es contagiosa. No puedes contagiarte a través del estornudo, la tos o el beso. Se nace con el gen que la provoca, que se hereda de los padres.

 

El diagnostico puede hacerse desde el nacimiento, algunos países incluyen la prueba en el tamizase Neonatal, en otros se realiza precozmente si hay antecedentes familiares y en otros lugares el diagnóstico se realiza un vez el niño presenta sintomatología.

 

Existen diferentes síntomas de presentación que van de leves a severos donde estos últimos requieren hospitalización para su óptimo tratamiento.

 

Los sintomas mas comunes de la anemia de células falciformes son:

  • Dolor, cuando los glóbulos rojos en forma de hoz o media luna bloquean el flujo sanguíneo y el oxígeno
  • Otros síntomas más específicos:
    . Cansancio, falta de energía
    . Palidez
    . Coloración amarilla de la piel y los ojos (ictericia) Falta de aire
  • Tendencia a las infecciones
  • Daños en el hígado y los riñones
  • Dificultad para respirar
  • Úlceras en la piel y llagas en las piernas (bajo las rodillas)

Objetivos del Tratamiento:

La única cura conocida actualmente para la anemia falciforme es un transplante de médula, lo que requiere tratamientos altamente especializados por el hematólogo pediatra en un centro que cuente con unidad de trasplante acreditada.

  • Control de el dolor
  • Prevención de las infecciones
  • Tratamiento especifico de las complicaciones
  • Soporte transfusional
  • Medicamentos:  Hidroxiurea . eritropoyectina. (en algunos pacientes con indicaciones)

 

Que puedes hacer para estar bien:

  • Visitar al hematologo pediatra periodicamente para un adecuado seguimiento y control
  • Mantener una dieta sana
  • Tomar  agua diariamente
  • Dormir y descansar lo suficiente
  • Vacunación contra la gripe, neumococo y meningitis
  • Evitar temperaturas frías o calientes extremas
  • Lavarte las manos constantemente, esto evitara infecciones

 

 

¿Tienes anemia falciforme? ¿Hay algún miembro de tu familia o tienes un amigo que padece la enfermedad y quieres ayudarlo? No hay razón por la cual tu hijo no pueda vivir su vida plenamente aun padeciendo la enfermedad.

 

Aquí te ofrecemos seis consejos útiles que pueden contribuir a que tu hijo y cualquiera con la enfermedad, tengan una vida lo más sana posible.

 

  • Tener un buen cuidado médico:  Como la anemia facilforme es una enfermedad complicada, es muy importante tener buenos doctores y enfermeras. Ellos deben saber todo sobre la enfermedad y ser capaces de prevenir problemas serios. Un hematólogo pediatra  altamente entrenado debe formar parte de ese equipo médico.

 

  • Tener chequeos médicos periódicos. Para prevenir problemas serios de salud, crea un calendario de visitas con tu médico de cabecera. Estas visitas rutinarias pueden detectar problemas potenciales y darles tratamiento antes de que se compliquen o se vuelvan serios.

. Bebés hasta 1 año de edad:  Control cada 2 a 3 meses

. Niños de 1 a 2 años de edad;  Control cada 3 meses

. Después de los 2 años y hasta la adultez:  Control cada 6 meses

 

  • Prevenir infecciones:  No es nada agradable enfermarse. Debes tomar pasos simples para cuidarte de con- traer cualquier infección. Esa tiene que ser tu absoluta prioridad. Para un niño con anemia falciforme, hasta un simple catarro puede convertirse en algo peligroso. Sé inteligente y mantente alerta.

 

  • Aprende hábitos para mantenerte saludable: Es vital para las personas con anemia falciforme desarrollar un estilo de vida saludable. A continuación, algunos simples hábitos a tener en cuenta:

.  Bebe de 8 a 10 vasos de agua diariamente
.  Consume comidas saludables

. Evita tener mucho calos, mucho frío o cansarte mucho

. Participa en actividades físicas, pero no re excedas.

. Descansa cuando te sientas cansado

 

  • Cuándo ir al doctor:  Como la anemia falciforme es una enfermedad seria, una emergencia puede presentarse en cualquier momento. Es importante que cada persona y cada familia que tenga un niño pequeño con esta enfermedad desarrolle un plan para obtener cuidados médicos inmediatos, de día o de noche, si se presentara un problema. Si asisten a una nueva clínica o doctor, asegúrense de llevar una copia de la historia clínica del paciente.

Asistir a urgencias inmediatamente si:

. Fiebre de más de 38ªC.

. Dificultad al respirar

. Dolor en el pecho

. Inflamación en el abdomen

. Dolor de cabeza intenso

. Debilidad súbita o falta de sensación o movimiento

.  Convulsiones

.  Erección dolorosa del pene de más de cuatro horas de duración

 

Por que se producen las crisis en la anemia de celdas falciformes?:   

Los glóbulos rojos normales son redondos y suaves. Su forma les facilita moverse a través de los pequeños vasos sanguíneos, pero las personas con anemia falciforme tienen glóbulos rojos anormales, en forma de hoz, que son elongados, duros y pegajosos. Su forma les dificulta el paso por los
vasos sanguíneos, muchas veces obstaculizando el flujo de sangre. Esas obstrucciones son llamadas “oclusiones”. Una oclusión en los vasos sanguíneos puede ocasionar una crisis de dolor muy fuerte.

 

Los siguientes factores pueden ser los causantes de las crisis en aquellos que padecen la enfermedad:

. Exposición al frío
. Sentirse cansado o fatigado
. Deshidratación por no tomar suficiente agua u otros líquidos.                                                                                                                                                         . Falta de oxígeno en la sangre

 

Estos consejos para personas con anemia falciforme pueden ayudar a que tu hijo lleve una vida activa y se mantenga sano. Si tienes un amigo o un familiar con esta enfermedad compartele este articulo. Tú puedes lograrun gran cambio en sus vidas y ser de inmensa ayuda.

 

Si requieres de nuestra ayuda, no dudes en consultarnos.

 

HematoKids

Contacto: 6385215 Ext 11*26 – cel: 3123419041